Crónica de viaje: Fui al Lleu Lleu, aunque todos tenían miedo de que lo hiciera

Por Cecilia Ananías

“Si vas para allá, te van a violar, la gente es muy mala”, “están asaltando y baleando a los buses, dejan a los turistas sin nada”, “si te hacen algo, suelta las cosas y corre”, “se te van a meter en la carpa en medio de la noche”. Este es un pequeño compilado de los comentarios que recibí apenas dije que quería ir a acampar con mi pololo al lago Lleu Lleu. Ubicado en la provincia de Arauco, entre las ciudades de Cañete y Tirúa, se trata del cuerpo lacustre más limpio de todo Chile y Sudamérica. Todo esto gracias a la protección del pueblo mapuche.

Curiosamente, es hacia estas mismas comunidades que se ha desarrollado un miedo irracional, especialmente después del asesinato de Camilo Catrillanca y de las posteriores protestas.

Así que bueno, ante tales comentarios, ¿qué hacer? Pues, decidí ir en persona a comprobar si eran ciertas o no estas advertencias.

¿Y qué ocurrió?

IMG_2438

Gente navegando en el lago. No están permitidas las embarcaciones a motor.

Me encontré con el mismo lago pacífico que recordaba y la misma gente relajada esperando el mini bus a la orilla de la carretera. La única diferencia, fue el retiro de los puestos de control de Carabineros y el GOPE, que antes le daban cierto aire siniestro al lugar; el mismo escándalo de corrupción y mentiras en torno al caso Catrillanca significó su retirada, para alivio de los lugareños.

Sí, es cierto que ciertas cabañas y centros turísticos fueron incendiados en el apogeo del conflicto -como el caso del Complejo Quelén-, que un par de veces se cortó la carretera en protesta, que un comerciante recibió un perdigón en la cara y que existen comunidades en plena recuperación de tierras -en el sector de Puerto Choque-. Pero, de momento, no he reunido ninguna evidencia de asaltos y violaciones a turistas ni de baleos a los buses ni de incendios en inmuebles habitados. De la misma forma que resultó ser mentira la quema de iglesias con mujeres y niños y niñas adentro -falsedades replicadas hasta por el gobierno-.

Es importante destacar que la lucha de estas comunidades es contra las forestales y terratenientes; no con los y las turistas. Los mismos campings pertenecen a gente mapuche y muchos y muchas dependen de estos para subsistir. Así que, en resumen: pueden ir con confianza, manteniendo el respeto hacia este territorio.

¿A qué parte de Lleu Lleu ir y cómo llegar?

“Vamos igual. Y me llevo el equipo fotográfico y qué tanto”, le dije a mi pareja por teléfono, aburrida de que nos metieran tanto miedo con el viaje. Así que seguimos con nuestro plan.

IMG_2437

Esto nos habríamos perdido, si hubiéramos hecho caso a las fake news.

Generalmente, solemos conseguir auto prestado para este tipo de salidas, pero esta vez no fue posible, porque creían que nos lo iban a robar o que iba a llegar lleno de balazos o algo por el estilo. Así que, simplemente nos tiramos como 15 kilos de mochila encima, sumado a los sacos, colchón inflable, mi equipo fotográfico y cuatro packs de chela. Y aunque nos queríamos morir con el puro peso, salimos hacia la carretera y tomamos el primer Bus Jeldres que pasó rumbo a Cañete.

Lo primero que notamos, apenas nos subimos, es que casi no andaban campistas. En años anteriores, en la misma fecha, solían andar varias parejas y grupos de amigos en la misma. Esta vez, eran los lugareños y nosotros dos, con nuestra habitual cara de perdidos.

Nosotros decidimos volver a visitar la ribera norte del lago, en la entrada a Lleu Lleu Chico, debido a lo tranquilo que es el sector. Para llegar, basta tomar bus hasta Cañete y ahí, cambiarse al Terminal Pedro de Valdivia y tomar un bus que vaya rumbo a Tirúa y bajar en el kilómetro 28 de la carretera:

Mapa

Pueden ubicarlo en este link. Los buses te dejan afuera, en la ruta P-70.

El tramo Concepción-Cañete suele rondar los 4 mil a 4 mil 500 pesos y el segundo tramo, Cañete-camino a Tirúa, salen otros mil pesos; a la primera parte del trayecto le pueden mirar los horarios en Internet y para la última hay mini buses cada media hora.

Si pueden ir en auto, mucho mejor, porque los campings nunca están al lado del camino y generalmente caminas alrededor de media hora hacia el interior, entre subidas y bajadas -y hacer eso con mucho peso encima, no es tan divertido-. El camping que visité yo, llamado Pewmako, se encuentra en Google Maps, pero no es el único en el lugar, como pueden ver:

Existe la posibilidad de que en el mini bus no conozcan bien el paradero, como nos pasó a nosotros; la auxiliar nos quedó mirando y nos dijo “no tengo idea cuál es ese kilómetro”. Así que, recomiendo activar “Cómo llegar” en Google Maps y dejar que la aplicación les avise cuándo bajar.

Nosotros hicimos eso y notamos que el paradero está justo después de una quesería; cruzando la carretera, verán los letreros señalando los campings que hay al interior -los mismos de las fotos-.

Un paraje maravilloso (y una caminata no tanto)

IMG_2458

Oye, qué bonito, ¿pero cuánto falta?

Y bueno, ahí quedamos en el cruce, con nuestro montón de cosas y un sol gigante. Apenas comenzamos a adentrarnos por el camino de ripio, pudimos ver cómo el paisaje cambiaba: las retamas florecían más grandes y amarillas, se escuchaban los mugidos, balidos y chillidos de animales de campos y a cada rato pasaban loicas volando con sus pechitos colorados.

Lamentablemente, el camino no es tan bonito cuando sumas como 20 kilos de equipaje en la espalda, hay varias subidas extendidas y vas con chalas tratando de no resbalarte entre las piedras. “¿Por qué trajimos chela y no pisco?”, preguntaba yo, con dos packs colgando de una de mis manos y equilibrando el equipo fotográfico -lente largo incluido- y un saco con la otra.

El lugar estaba tan tranquilo y desolado, que con suerte encontramos una camioneta de unos lugareños que nos alcanzaron medio kilómetro hacia adentro. El resto del trecho, quedó por nuestra cuenta. “Quedan dos bifurcaciones más y llegamos”, me animaba mi pololo y cada vez que lo decía, aparecía otra cuesta empinada y la trepábamos resoplando y diciendo “por la chucha”. Pero cuando vimos aparecer el lago frente a nuestros ojos, supimos que valió la pena todo el cardio que hicimos en ese camino rural.

IMG_2452

Este es el paisaje que ves apenas terminas de bajar la cuesta número no sé cuánto.

Esta fuente de agua es tan limpia, que puedes ver a simple vista a los peces desovando. Los chirigües, esos pajaritos amarillitos que mencionan en la “Exiliada al Sur”, cantaban y revoloteaban sus plumas muy cerca nuestro, en pleno apareamiento. Vimos muchos escarabajos multicolores, una pata con sus crías, un pato introducido -de ojos azules- y muchos queltehues bañándose.

“Cabros, son dos lucas la noche de acampada por persona y parece que van a tener el camping para ustedes solos”, nos anuncia Felipe, el dueño del lugar. Y así fue: por primera vez, el silencio completo del Lleu Lleu para nosotros.

Así que, encendimos una fogata, abrimos las latas de chela –que tan tortuosamente arrastramos- y sin necesidad de prender una luz, conversamos bajo la luna llena, que justo coincidió con el solsticio de verano –y, por ende, con el día más largo del año-.

Cuando ya nos íbamos yendo, recién llegó un curso completo de paseo y un grupo de amigos a hacer un asado. Pero, en general, está yendo poca gente, por discursos de miedo como los que les contaba al principio. Por favor, no los escuchen y anímense a visitar esta zona.

Algunos peligros (ni tan) inesperados

Sí tengo un par de consejos que entregarles desde aquella acampada. Como, por ejemplo, que no se queden dormidos en la carpa a media tarde sin guardar el pan, porque puede que un perrito astuto se robe la bolsa entera, tal como nos pasó a nosotros. Y, si es la temporada de maqui, prepárense para ver a muchos pajaritos devorándose y posteriormente, defecando estas frutas, muchas veces sobre el mantel o la carpa.

También, no manoteen como locos a los tábanos y colihuachos, porque parece que se prenden más con eso; hay que esperarlos a que se posen para intentar matarlos; algunos usan aceite de oliva o vinagre para espantarlos. Y si se quedan sin acceso a agua potable –como nos ocurrió el primer día, por la rotura de una cañería-, es posible beber el agua de este lago –no recomiendo de otro-, siempre y cuando la dejen hirviendo por más de 2 minutos.

Además, no olviden echarse el bloqueador más de una vez al día, especialmente si se bañaron, porque gran parte de la crema se queda flotando en el agua –perdón, pececitos- y van a acabar con toda la nariz quemada. Lleven un kit de medicamentos básicos, especialmente corticoides si son tan alérgicos o alérgicas como yo, que acabé con toda la espalda roja por no sacudir bien el saco -y sus ácaros-.

Y si un perrito rural –o la pandilla completa- corre a echarles “la choriá” mientras cruzan un camino, jamás correr; solo seguir caminando con la mirada al frente y mirando casualmente hacia atrás, por si alguno amenaza tu pantorrilla, que fue la técnica que nosotros utilizamos.

El resto es solo relajarse y disfrutar. El lago Lleu Lleu les espera.

IMG_2422

Así de relajá acabé yo, contemplando una tacita de té.

16 comentarios en “Crónica de viaje: Fui al Lleu Lleu, aunque todos tenían miedo de que lo hiciera

  1. Marcela Faúndez dijo:

    Hola Cecilia. Buen relato de tu vivencia en Lleu Lleu. Gracias por compartir tu experiencia con nosotros. Me entregaste tranquilidad y ansias de volver a tan maravilloso lugar.
    Un abrazo

    Me gusta

  2. Ximena López dijo:

    Que bueno tu relato me gustó mucho que lo hicieras es bueno que la gente sepa que se puede ir y no hacer caso de cuentos viejos del lugar .Yo voy todos los años al camping 3 1/2 super lindo la dueña y sus hijas un amor muy simpáticas y es muy amplio .
    Algunos problemas con las mascotas del lugar eso si pero nada k No se pueda manejar .aaahh y el verano pasado Tuvimos todas las.noches un visitante .un Coipo quien sembró el terror entre los niños 😆 pero ellos igual contentos de haberlo escuchado todas las noches eso si más.de uno mojo su saco de dormir por miedo al coipo😆😂 no salían para ir al baño.
    Pero en general es un lugar hermoso adoro ir
    Para mí es el lugar más seguro donde puedo ir con mi familia nunca en todos los años k he ido ha pasado algo todo lo contrario la gente muy amable . Les recomiendo las empanadas de marisco k veden en Quidico las mejores sin duda .😋
    Jijijiii ya me estoy extendiendo mucho.saludos y nuevamente gracias

    Me gusta

    • Cecilia dijo:

      Hola Ximena, qué entretenido que les visitara un coipo. Por acá en el Gran Concepción les vemos siempre alrededor de los humedales. Solo les gusta morder ramitas, no niños, jaja. Gracias por la recomendación de empanadas, ¡muchos saludos!

      Me gusta

  3. Esteban Chávez dijo:

    Muy lindo lugar he visitado varias veces el lago y en diferentes camping…muy tranquilo, un lugar para relajarse y disfrutar. …. Solo una vez tuvimos que quedarnos obligados, fuimos por el día y se hizo una protesta y cerraron el caminó principal el que va a Tirúa y tuvimos que dormir en los autos…. Pero nada más que eso ……

    Me gusta

  4. Nicolas pereira dijo:

    Yo he ido 10 veces y 3 veces he visto como incendian el bosque, la ultima vez ibamos 3 autos en familia y casi quedamos envueltos en el fuego, gracias a dios pudimos salir del lugar, la verdad es un hermoso lugar muy tranquilo por las otras familias que van, idealmente esta libre de flaytes 🙂

    Me gusta

    • Cecilia dijo:

      He vivido tanto en la provincia de Arauco, como en la de Concepción y siento que hay más riesgo de incendios intencionales más hacia el norte, que en el Lleu Lleu (cómo olvidar ese año en que Florida, Tomé, Penco y Chiguayante ardieron al mismo tiempo).

      Me gusta

  5. Jose dijo:

    Hola me encantó tu ralato. Yo vivo muy serquita del lago pero no por cañete – tirua si no por cañete – Contulmo que es maravilloso. Luego tomas calle las araucarias y comiensas a subir la cordillera de nnahuelbuta, camino empavimentado toda la subida y puedes llegar a la playa que esta en Huillinco. Ahi camping y muchas cabañas y la vista es precuosima.
    Puedes encontrar en el facebool cabañas en el lleu lleu pero por contulmo. Ahi senderos por el bosque nativo y una playa preciosa de arenas blancas especial para ir con niños muy bajita .
    Y la comunidad mapuche a luchado por conservar sus aguas sin contaminacion.
    No lleves lancha ni envarcacion a motor fuera de borda. No laves tu vhiculo en sus aguas menos usando detergentes u otro tipo de producto que contamine el lago. La basura existen depositos para cada cosa o de lo contrario te la llevas.
    Si te das cuenta gracias a los mapuches podemos decir con orgullo que tenemos el lago mas limpio de sud america. Puedes venir a conocerlo cuando quiers eres bienvenido. Por acceso tirua o por acceso contulmo.

    Me gusta

  6. Cristian Sánchez dijo:

    Gracias por desmentir todo lo que se dice de esa zona. He visto varios reportajes de cómo las forestales les han quitado los terrenos a la mala a varias comunidades, con engaños y hasta papeles falsos. Contra ellos es la lucha bien dices. Un abrazo desde Chiloé.

    Me gusta

  7. rodrigo aburto dijo:

    no hay mejor lugar que el lleu lleu muchos camping mucha tranquilidad llevamos años vacacionando en esos hermosos parajes y nunca nos a pasado nada gente muy amable incluso hemos ido a ferias costumbristas para mi es un lugar para recomendar y visitar …hay un solo camping de muchos q e visitado donde tuvimos problemas despues de visitarlo un par de años es el camping rayenko es que su dueño o administrador es alcoholico y cuando anda con trago (casi siempre)es desagradable asi que decidi no ir mas pero los demas nada q decir paraiso,likantur,ñomko,killenko,ayinko el que quiera ir vaya y disfrute, tranquilidad que es lo que uno busca hay mucha gente que habla y nunca a ido y se deja llevar o por la tv o que le dijeron q le contaron y bla bla bla

    Me gusta

  8. Patricia Herrera dijo:

    Hola yo soy de cañete, esta bueno tu relato pero siento que exageras demasiado la realidad de los comentarios que te hacen por querer ir al lago, por ejemplo cuando dices “no vayas se te meten a la carpa”, puede pasar en cualquier lugar y no es algo que se diga inmediatamente al escuchar que alguien quiere ir al lago. Otro punto, lo de quelen fue en el lago lanalhue, no encuentro que sea acorde a lo que estas planteando.
    Saludos!!

    Me gusta

    • Cecilia dijo:

      Hola Patricia, son comentarios literales que me dijeron. Soy feminista y tengo claro que las violaciones y abusos sexuales ocurren en cualquier lugar y de hecho, ocurren más dentro de los hogares y en manos de personas conocidas. Sobre Lanalhue, también lo visito, pero generalmente me ha tocado mucha alga y eso es por pura contaminación de aguas servidas. Ojalá se le cuide más, ¡saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s