“Mujeres Rebeldes”: El juego de trivia que visibiliza grandes mujeres de la historia

“Durante la mayor parte de la historia, ‘Anónimo’ era una mujer”, dijo la escritora feminista Virginia Woolf, graficando una realidad que vivimos hasta hoy: la infrarrepresentación de las mujeres en la historia.

Fue ante este escenario e inspirada por libros como “Cuentos de Buenas Noches para Niñas Rebeldes” que a Amapola Gamonal, de 9 años, se le ocurrió crear un juego de trivia que rescatara los logros y vivencias de distintas mujeres bacanas del mundo.

Con el apoyo técnico de su padre, el periodista penquista, Sergio Gamonal, crearon el juego “Mujeres Rebeldes”, que te invitamos a jugar dando clic aquí. Se trata de un rosco en el que hay que reunir seis esferas (una por ítem) respondiendo preguntas sobre distintas mujeres bacanas del mundo. Se puede jugar libremente, pero también está la opción de inscribirse para registrar puntajes o participar en torneos con otros usuarios.

Si alguien desea agregar alguna “mujer rebelde” que considere que falte, puede igualmente subir su pregunta (apretando el cuadro que dice “Participa”) o realizar comentarios en el foro, por lo que está en constante actualización. Es gratis, apto para PC, tablet y teléfono. ¡Les invitamos a todas, todos y todes a jugar! Seguir leyendo

Declaración: Ante los últimos anuncios realizados por el Gobierno sobre cambios al sistema escolar

Chile es el país de la OCDE con mayor segregación socio-económica a nivel escolar, según cifras publicada en 2011. A esto, se suma la marcada mercantilización de la educación, donde niñas, niños y jóvenes optan a diferentes entidades educacionales, no en base a sus capacidades y habilidades, sino que a partir del nivel socioeconómico de sus madres y padres.

Por otro lado, la creciente tecnificación de la educación ha generado que asignaturas como Matemáticas y Lenguaje se posicionan por sobre ramos tales como Historia, Artes, Educación Física, entre otros. Lo anterior da cuenta de que no se apuesta por una educación integral del estudiantado, sino que solo se busca que obtengan herramientas básicas de formación, pero sin posicionar la reflexión, crítica ni la comprensión de su propio cuerpo.

El escenario no es casual, ya que el modelo actual no valida ni impulsa espacios en los que las personas puedan formarse críticamente, porque para este mismo modelo, no es conveniente la adopción de posiciones en el ámbito político, económico, educacional, de salud, etc. Esto se traduce en que, tras alrededor de 14 años de educación pre-escolar y escolar, una persona egrese de este sistema directo a aceptar un trabajo precarizado, flexibilizado y con bajos sueldos, sin mayor reclamo; situación que afecta especialmente a las mujeres. Seguir leyendo