“La maté porque era mía” es la reciente exposición de la Pinacoteca UdeC sobre violencia de género que todas y todos debemos ver y reflexionar

¿En qué espacios se ha situado a la mujer a lo largo de la historia? ¿Cuáles son esos lugares comunes y privados en los que se le ha “permitido” estar? ¿En el hogar, en la cocina, en la cama, callada, sumisa, virgen, pura o puta,  como hija, como amante, como madre, como objeto? Si lo pensamos, cada una de estas preguntas supone una visión totalmente “masculina”, patriarcal y hegemónica, porque lamentablemente nos hemos tenido que sumir así, a esa doctrina desde el rol inferior como propiedad de un hombre: el padre, el esposo, los hijos y dios.

Ante ese mismo rol que hemos tenido que asumir silenciosamente, el arte aparece como evidencia y representación de esas realidades, de esos estereotipos que se han mantenido en torno a lo que corresponde con lo “femenino”, con lo “propio de ser y nacer mujer” y toda la violencia de género de la que somos víctimas. Es por ello que “La maté porque era mía: El cuerpo como posesión o como afrenta” (2018) es una exposición que nos viene a proponer desde las artes visuales una relectura de las obras que la Pinacoteca de la Universidad de Concepción posee. Seguir leyendo