Disidencia sexual: una propuesta política situada

Texto: Catalina A. Mura

Hace 30 años, la OMS eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, motivo por el que cada 17 de mayo se conmemora el Día contra la Lesbofobia, Homofobia, Bifobia y Transfobia (1). Y pese a que la consigna “nada que celebrar” parece tan vigente como siempre – si atendemos a las múltiples violencias a las que seguimos expuestas las disidencias sexuales – es indudable que, solo en esos 30 años, múltiples actores y escenarios han modificado la realidad LGBTIQ+. Una de esas mutaciones es la emergencia de la disidencia sexual como propuesta política. 

Decir que las disidencias sexuales han emergido como un actor político relevante en el Chile de los últimos años no es una afirmación fácil. Me obliga a explicarme en al menos dos sentidos: ¿De qué estoy hablando cuando digo disidencias sexuales? Y luego, ¿cómo podrían estar emergiendo, si resistencias a la heteronorma han habido siempre?  Seguir leyendo

Tiempos y espacios de la pandemia: algunas lecturas feministas (Parte I)

texto:Catalina A. Mura

fotografías: @indomitafotografias

El coronavirus no es solo un contexto, sino también un fenómeno en sí mismo, que ha atravesado cada ámbito de la vida cotidiana y de las relaciones sociales. La posibilidad, bastante obvia para los feminismos, de pensar el cruce del género con los efectos de la pandemia, ha hecho proliferar los ensayos, columnas y producciones de todo tipo, que miran la pandemia con lentes críticos: Rita Segato, María Galindo, Judith Butler, Paul B. Preciado y Alejandra Castillo son solo algunos de estos nombres. Este texto, dividido en dos partes, pretende ofrecer algunos puentes entre esas miradas, a la vez que cuestionar el quehacer feminista actual desde estos sentipensares. 

Quizás, sea algo inexacto decir que esta reflexión es sobre el virus. Es, más bien, sobre nuestra relación con él: el virus como motivo de alarma, de control y de confinamiento. Hemos visto al poder estatal responder de formas diversas a la emergencia sanitaria: desde la aplaudida gestión de la socialdemócrata Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda cuyas tempranas medidas han logrado aplacar los efectos de la pandemia en dicho país, hasta los horrores de Donald Trump en Estados Unidos, que ha dejado a su población completamente desatendida a la vez que insiste en los intentos de capitalizar la crisis (por ejemplo, tratando de comprar de forma exclusiva para su país una posible vacuna). 

En Chile, la gestión de la emergencia se ha acercado peligrosamente al segundo ejemplo. Si bien nuestro sistema sanitario goza de un buen nivel en el sentido técnico y profesional, especialmente en las principales capitales regionales, el desmantelamiento de la salud pública heredado de la dictadura y las políticas de recorte de gastos, agudizadas con el gobierno de Sebastián Piñera, legitiman las dudas frente a la capacidad de respuesta del sistema sanitario a la pandemia, planteadas tempranamente por los movimientos sociales, y ya en la crisis, respaldadas y profundizadas por asociaciones gremiales como el Colegio Médico, que ha sido un fuerte contrapunto técnico-político frente al Ministerio de Salud.     Seguir leyendo

Algunas reflexiones sobre el Encuentro Hablar de VIH/SIDA

El pasado 25 de enero, se realizó el Encuentro: “Hablar de VIH/SIDA”, levantado por la “Mesa de Mujeres y Disidencias para la prevención y sensibilización en torno al VIH/SIDA”, en una iniciativa de ONG Amaranta, con el auspicio de Fondo Alquimia y Fundación Savia. Esta instancia se llevó a cabo en Fundación Epes de Hualpén y contó con la presencia de una veintena de participantes, que hicieron de la jornada, una muy gratificante y enriquecedora para todes quiénes participaron.

En primera instancia, dos compañeras: Mabel y María Teresa (perteneciente al Museo de las Mujeres Chile), contaron respecto a memoria, en relación a sus experiencias dentro de la temática y de su participación en organizaciones que trabajaron en torno al VIH/SIDA, además de compartir el testimonio de personas cercanas que vivieron con VIH, hablando de su vida e historias. Este momento dentro del encuentro fue muy emocionante para les asistentes, quienes agradecieron a ambas compañeras el haber compartido sus testimonios y vivencias.

Luego de ello, el Colectivo Fuego Disidente realizó una exposición respecto a las disidencias sexuales, con el fin de definir conceptos, además de entregar su visión respecto de cómo se sitúa esto en nuestro contexto, junto con los estereotipos y discriminaciones que sufren, pero principalmente se trató de un taller formativo que le permitió a les participantes del encuentro seguir aprendiendo y dialogando en torno a la disidencia y sus diversas existencias. Seguir leyendo

Declaración de Amaranta ONG respecto de la situación de SENAME, Nido de Hualpén

Como Amaranta ONG manifestamos nuestro total repudio a los hechos de violencia sexual perpetrados al interior de la residencia colaboradora de Sename, Nido Hualpén, perteneciente a la Fundación Padre Luis Amigó, en contra de dos niñxs. Hechos que, por lo que se ha reportado por diversos medios, venían ocurriendo de manera sistemática y bajo la aquiescencia de su directora la Sra Evelyn Oñate y el silencio cómplice de dos educadoras de trato directo. 

El Estado de Chile, hace más de 30 años ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño y la Niña, comprometiéndose a adecuar su legislación, políticas públicas y programas nacionales a los estándares establecidos en ella. A pesar de que durante décadas los diferentes gobiernos han llevado a cabo una serie de reformas para avanzar hacia la protección de la infancia y juventudes, lamentablemente, no se ha tenido los mejores resultados, de hecho, en nuestra legislación se encuentra vigente la Ley de Menores de 1967, la cual no se encuentra en sintonía con los parámetros internacionales mínimos. Sumado a ello, Chile, es el único país de Latinoamérica, que no cuenta con una Ley Integral de Protección para niños, niñas y jóvenes (NNJ) que los y las considere como sujetos de derechos y no objetos de derecho, lo que da cuenta, de la profunda indiferencia para trabajar en su bienestar.

adorable-blur-bubble-child-218833Históricamente se han documentado y denunciado las abominaciones que han ocurrido al interior de los centros de Sename y sus organismos colaboradores, no olvidemos que, en el año 2013, Ciper Chile dio a conocer un informe realizado por el Poder Judicial, que reveló que el 25% de los niñas y las niñas que viven dentro de estas casas sociales, no contaban con los estándares básicos en el área educacional, atención en salud, ni mucho menos lazos familiares establecidos. Desafortunadamente, con los años, esta situación se ha ido profundizando, muchos y muchas podemos recordar la muerte de la pequeña Lissette Villa en el año 2016 dentro del centro Cread Galvarino (Santiago), lo cual volvió a encender las alertas sobre lo que sucede cotidianamente dentro de la Red Sename.

Por estos motivos, organismos como la ONU, se han visto en la obligación de levantar un informe en julio de 2018, el que evidencia las violaciones de derechos sistemáticas, constatando graves deficiencias en infraestructura, salubridad, educación y nulos controles por parte del Estado de Chile, acusando categóricamente a este de violar los derechos humanos de dichos niños y niñas.

Este crítico escenario tiene estrecha relación con los hechos atroces ocurridos en la residencia Nido de Hualpén, evidenciando nuevamente la necesidad urgente de contar con una Ley de Protección Integral de Derechos de la Niñez, como también, nos interpela como sociedad a cuestionarnos sobre la responsabilidad del Estado de Chile y los diferentes servicios y organismos gubernamentales encargados de trabajar por las garantías de nuestros NNJ y, por sobre todo, por el rol protagonista de la Red Sename en la violación sostenida de sus derechos humanos.

La comunidad nacional y local, ha mostrado su descontento frente a esta grave vulneración, es por ello, que consideramos que el Estado como garante de los derechos humanos, debe responder a dicha exigencia tomando un lugar activo en defender dichas garantías, lo cual implica que desarrolle una labor de prevención de hechos de violencia como los acaecidos como también, la aplicación categórica de sanciones que correspondan para garantizar su no repetición.

closeup-photo-of-assorted-color-alphabets-1337387

Por eso, ante la negligencia estatal, es nuestro deber como integrantes de la sociedad civil y actoras en defensa de los derechos de la infancia y juventudes, el insistir y demandar la protección hacia aquellxs que históricamente han sufrido la violencia estructural y la lógica adultocéntrica que impera en nuestra sociedad y se ponga fin a todo tipo de abuso.

Creemos firmemente en una sociedad distinta, sin violencias ni discriminaciones, por lo que la protección y la lucha por los derechos de la niñez, es una tarea de toda la comunidad y sus organizaciones. Para ello, exigimos una reestructuración radical a la Red Sename y todos sus organismos colaboradores, que exista una rigurosa fiscalización por parte del Estado de Chile asegurando el cumplimiento de los estándares internacionales establecidos en la Convención Internacional de los Derechos del Niño y la Niña ratificada por Chile, que la Ley Integral de Protección de los Derechos de NNJ sea aprobada, como también,  que se  garantice la protección de los lazos, afectos y vínculos familiares sostenidos como pilar fundamental, en donde la decisión de separar al niño o niña de su núcleo familiar por parte del sistema judicial sea realmente fundada y necesaria, pensando y resguardando siempre el interés superior del NNJ.

En paralelo, es urgente que reflexionemos y actuemos, desde la amorosidad y solidaridad, en nuestros entornos cercanos, territorios y organizaciones con respecto a la importancia de generar redes de cuidado colectivo de la infancia y juventud para protegerlos (as) de todo  tipo de abusos.

Cabildo para niños, niñas y adolescentes: ¡Ellxs también cuentan!

El 18 de enero pasado, como Amaranta co- organizamos un primer cabildo para niñxs y jóvenes, con el objetivo de facilitar un espacio de encuentro de niños, niñas y jóvenes, en el que pudiesen compartir sus distintas percepciones, opiniones y experiencias con respecto a la crisis social, cultural, económica y política que vive nuestro país desde la revuelta de octubre 2019.

En la jornada participaron niños y niñas de 3 a 14 años de distintos sectores del Gran Concepción, estuvo repleta de conversaciones, alegrías, críticas, juegos y cuentacuentos de Niñas Revoltosas “Los ruidos de la calle”, como también, se proyectaron sueños y nuevos cabildos juntos para el año. Seguir leyendo

1 de mayo: una reflexión en tiempos de crisis

Por Consuelo Herrera

La conmemoración del 1° de mayo este año será diferente, quizás no habrá mucha gente en las calles como años anteriores, pero la pandemia hizo evidente lo que se viene sosteniendo hace mucho tiempo: el trabajo capitalista y patriarcal es insostenible.

No es un buen panorama para nadie, pero nuevamente las personas que se encuentran en los estratos socioeconómicos más bajos son quienes pagan las consecuencias. Junto con ello, el teletrabajo sólo ha venido a agudizar las condiciones de precarización y flexibilización que millones de trabajadorxs vivían a diario, las personas que no han podido dejar de trabajar están continuamente expuestas al COVID 19 y como si fuera poco, hay miles que temen a ser despedidas de sus trabajos. Así también, el trabajo doméstico, de crianza y cuidados muestra su cara más cruda al evidenciar una jornada sin fin, donde el hogar es el lugar donde son principalmente las mujeres quiénes se llevan la carga más dura. Seguir leyendo

Descarga guía de acción en caso de vivir o ver violencia de género

En muchas ocasiones nos enfrentamos a la violencia de género, ya sea porque la vive una amiga, vecina, conocida o porque la vivo en mi hogar. En casi todas las experiencias no sabemos cómo actuar, los nervios y el miedo nos pisan los pies y es común sentirnos atrapadas. En Amaranta hemos hecho una guía “en caso de vivir o ver violencia de género”, en donde te indicamos algunos pasos a seguir para sobrellevar la situación siendo víctima o testigo.

Esta guía fue elaborada en un trabajo comunitario con información recopilada por Natalia Bórquez y Nayadet Muñoz. En cuanto a fotografía y diseño el material fue hecho por Rayen Barriga. Si quieres compartir nuestra guía puedes descargarla haciendo click AQUÍ, pero ojo, te recomendamos difundir el material con precaución, en especial si puede llegar a  “manos equivocadas”. Seguir leyendo

La oda a la explotación

Por Consuelo Herrera

La actual crisis sanitaria ha tenido diversas consecuencias en nuestra vida, pero uno de los elementos que ya hemos posicionado y que creemos relevante profundizar es el trabajo. Junto con ello, todas las actividades asociadas a él y las múltiples labores que ejercemos en el día a día.

La mezcla entre la pandemia y tener que seguir realizando las tareas relacionadas al trabajo remunerado y no remunerado (sobre todo desde las mujeres), se encuentra con una nueva carga, la que está relacionada a una serie de mensajes alusivos a “aprovechar la cuarentena”, ya sea aprendiendo cosas nuevas, tomando clases, practicando una nueva disciplina, etc., pero ¿no tenemos derecho a pausar en medio de la crisis que estamos viviendo?, ¿es que acaso no basta con tener que trabajar remuneradamente y no remuneradamente desde el hogar?, ¿qué pasa con todas las personas que se ven obligadas a salir a trabajar y ni siquiera cuentan con ese tiempo para “las nuevas actividades”? Seguir leyendo

Reportaje “Mujeres en cuarentena: teletrabajo, crianza y soledad”

Por Rayen Barriga

Qué significa estar puertas adentro para una población como la nuestra, donde la  desigualdad de género, económica y de vivienda son palpables en la cotidianidad de cada persona. Sin ir más allá, en Chile una de las primeras acciones fue determinar una ley para legislar el teletrabajo y continuar con la producción desde casa, no así proveer cuidados básicos para la población frente a la pandemia. En las primeras semanas ya hay despidos masivos, trabajadores y trabajadoras sin sueldo y las denuncias por violencia intrafamilar van en aumento, destapando lentamente la ineficiencia de un sistema político que viene en picada hace ya varios meses.

Con respecto a la violencia intrafamilar el número de llamadas por emergencia al 1455 ha aumentado. “El fin de semana antes de decretar cuarentena, se recibieron 532 llamados, mientras que el mismo periodo, pero una semana después, ese número llegó a 907” (1), lo cual delata las condiciones en las que viven muchas mujeres del país, pensando en que el nivel de denuncia por llamada no es igual al número de mujeres que experimentan violencia intrafamilar en sus hogares. Seguir leyendo

Crisis, teletrabajo y la vida de las mujeres

Por: Fernanda Flores (Abogada laborista)

Consuelo Herrera (Socióloga)  

Actualmente, a nivel nacional e internacional, existe una crisis sanitaria derivada del virus COVID-19, que ha llegado a diversos países, pero donde cada uno de ellos lo ha enfrentado de diferentes maneras, lamentablemente, sabemos también que Chile, dentro de América Latina, es uno de los que de peor forma lo ha abordado, donde hay 4.815 casos confirmados y 37 personas fallecidas. ¿Por qué decimos esto?, ya que por ejemplo en el caso de Argentina, una de las primeras determinaciones de su presidente, Alberto Fernández, fue la de decretar cuarentena obligatoria total, la que ha sido extendida por dicho mandatario, declarando lo siguiente:

“Lo dije mil veces, y lo voy a repetir. Primero la vida de los argentinos, después los resultados económicos”

Esto nos hace ver las diferentes orientaciones de los gobiernos y si bien el modelo económico y político del país trasandino sigue siendo capitalista, no es al nivel de Chile, donde el capitalismo neoliberal y patriarcal hace que continuamente las autoridades hablen de velar en primera instancia por la economía y luego por la vida de la gente. Aunque aquí también existe otro punto, debido a que la economía, además de depender del trabajo de todas las personas del país, depende principalmente del trabajo doméstico no remunerado de las mujeres, y esto está siendo obviado por las cifras nacionales, invisibilizando su aporte, ya que sin este trabajo, el sistema no funciona, lo que se expresa a su vez en la sobrecarga que están teniendo las mujeres dentro de esta crisis, ya que, además del teletrabajo, muchas siguen cumpliendo con el trabajo doméstico, de crianza y cuidados. Seguir leyendo